Danzando con la Diosa

Hola Diosas!, sí somos diosas, las mujeres, y necesitamos un autore-conocimiento de nuestro poder femenino.
Hace 30 ó 40 años las mujeres salían a las calles en busca de sus derechos de igualdad ante la sociedad. Ahora, aunque no logrado por completo, ya no es una manifestación exterior directa, agresiva, sino una revolución interior en la mujer, que busca, con su ser, despertar su poder femenino.

Precio: 

Cantidad:

Descripción

Cuando ser mujer era una celebración, significaba ser una diosa, era en la época del matriarcado, hace miles de años. Sí, una búsqueda interna donde consiga cambios profundos y crecimiento personal humano.

Si la mujer siente un cambio interno podrá, con su presencia, transmitir, y no sólo emanará por ello cambios de madurez y conciencia en su exterior, sino que facilitará el cambio de lo que le rodea para el bien de todos.

Vivimos en una sociedad donde la energía masculina tiene un gran poder. Y no es compitiendo con los hombres, realmente, cómo conseguir nuestro objetivo o actuando como ellos, sino siendo plenamente mujer consciente, potenciando nuestra feminidad y estando orgullosa de serlo, de nuestros valores y decisiones. Es ahí donde reside nuestro poder.

La danza del vientre, y el efecto que produce en las mujeres, puede ayudar a redescubrirnos, puede despertar esa revolución y potenciarla con mas herramientas de crecimiento personal femenino.

Personalmente, llevo veinte años buscando conocimiento personal y doce años ayudando e iniciando a mujeres a conocerse. Cuando descubrí la danza oriental árabe, me di cuenta que tenía un gran potencial para ayudar a las mujeres: si además la combinamos con técnicas psicológicas y la envolvemos con la simbología para la finalidad de un crecimiento espiritual, sería una creación muy completa, integral y holística, como se veía la vida hace miles de años para las mujeres, y también en otras milenarias culturas como la oriental, en especial la indiología.

Venta Cruzada
Busqueda
Nuestros colaboradores